. . . . Chala-mijane,

el cigarrillo sigue junto a mi, y el no me lo prometió como tu lo hiciste.

eres mi droga y no pienso entrar en rehabilitacion nunca

.
.